* Post archivado por etiquetas ‘Alberto García-Alix’

ME AND MYSELF

Cámara y bombin (c) Carles Mercader

Con la cámara de Xila (c) Carles Mercader

Selfportrait

El latido de los rostros de Alberto García-Alix

Moriremos mirando

La Fábrica Editorial ha publicado Moriremos Mirando de Alberto García-Alix donde se recoge casi la totalidad de la obra escrita por el fotógrafo entre 1987 y 2008. Pequeños textos que van desde su primera colaboración en la revista Sur Exprés hasta el guión definitivo del vídeo De donde no se vuelve, presentado en su exposición antológica en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Distintos  textos de distintos  géneros y varia  intención. Guiones, ensayos, cuentos, reflexiones y artículos sobre las grandes pasiones que le han acompañado – la fotografía, los amigos, las motos, los tatuajes o la música.

Tras la lectura del libro, queda claro que García-Alix no es un escritor, pero sí un narrador de raza y que suple con maestría sus carencias. Un botón de muestra el relato Línea de sombra.

Quiero aquí aportar un exquisito texto publicado en El País tras la muerte de Richard Avedon y que no está recogido en el libro. Se trata de una luminosa necrológica titulada El latido de los rostros donde de forma sucinta declara su admiración por el maestro.

EL LATIDO DE LOS ROSTROS


Richard Avedon, al eludir y aislar de cualquier referencia a los hombres y mujeres que retrató-a través de la desnudez de sus impolutos fondos blancos-voluntariamente se obligó a centrarse en el latido de sus rostros. De ahí que sus retratos, tan frontales y pétreos, parecen cincelados a buril, y tal es su fuerza que no sólo conmueven, sino que nos arrastran a un acto de comprensión, por si fuera poco. Sus fotografías entablan con nosotros un diálogo. Diálogo exento de palabras. Diálogo que nace de las miradas enfrentadas del retratado y la de su espectador.

En general, sus imágenes viven bajo una luz tamizada y casi sin sombras, donde la arquitectura del cuerpo y su puesta en el espacio son piezas claves para resaltar la virtud de lo que quiere mostrarnos. Para mí, los retratos de Richard Avedon son lo más desvelador y sincero que ha dado la fotografía en los últimos 40 años. Ha sido un gran maestro.

(c)Alberto García-Alix